Aspirantes

Ya han terminado las entrevistas a los candidatos para entrar el año que viene en la empresa. Seres nerviosos, te saludan de la forma más cordial y sonriente que les es posible, esperando dar una buena imagen. A una chica que me he cruzado por algún motivo le he dicho “buenos días”, cual recién levantado, cuando eran las cuatro de la tarde. Ella, por no desentonar me ha respondido de la misma manera. Nunca se sabe quién es de recursos humanos.

A un chaval le he visto hacer una marcada reverencia antes de entrar a la sala de reuniones. ¿Había que hacer eso? Por lo visto sí. Recuerdo que en comparación yo entré y salí bastante anárquicamente, poco me faltó para gritar “¡Chócala!”, tirar una bomba fétida, sentarme con los pies encima de la mesa y empezar a comer calçots sin manos para demostrar mi valía como ser humano.

 

Un superhéroe japonés

¿No pensaríais que supaidaman se encarga de todos los villanos nipones él solo, verdad?

¡Temblad ante el poderío de 変体仮面 Hentai Kamen (Máscara Pervertida)!  Creo que hablo en nombre de todos cuando digo que a partir de ahora, si algún día me hallare en apuros, no pienso aceptar ayuda de ningún señor sin bragas en la cara.

El héroe que Tokio merece, pero no el que necesita ahora…

HENTAI KAMEN.

Dependientes guiris en Japón

Fui al conbini hace poco, si es que se puede llamar así al sucedáneo de la estación de 中野 Nakano, y vi que algo era diferente. En vez del Japonés de turno, me atendió una chica blanca y rubia, posiblemente británica. Sobra decir que porque ambos seáis extranjeros no significa que la transacción vaya a realizarse en otra lengua que no sea la de Naruto. ¿Qué despropósito sería ese? En vez de eso se inicia la situación venusina, excéntrica y chiripitifláutica que es 2 occidentales hablando en japonés.

raro

Puntualidad japonesa

Hoy, mirando sumo por la tele, a las seis en punto de la tarde ha aparecido un pequeño anuncio: “Es la hora del noticiero, pero se seguirá retransmitiendo el sumo profesional”. Instantáneamente después sale otro cartelito: “Las noticias empezarán a las seis y un minuto”.

Y a las 18:01 han empezado las noticias.

Pene

Ayer, tras cenar con unos amigos, caminamos un rato por las calles de La Ciudad Condal. Una amiga barcelonesa, con toda naturalidad, llegado cierto punto me dijo: “Mira, ese señor de ahí a veces le enseña el pito a la gente que pasa por la calle”. Su hermana, con la misma impasibilidad genial, asintió y añadió que sería interesante conversar con él. Una reacción muy diferente -pensé sonriendo- al caos y al dramatismo que se desataría en un grupo de japonesas por un comentario similar.

Al pasar junto al personaje, casi me decepcioné al ver que no llevaba la gabardina… Tan necesaria para su extraña afición. Quería ver el súmmum de la falta de sorpresa.

El curioso caso idiomático

Hay una chica en mi residencia de padres japoneses pero que ha pasado toda su vida en Australia. En Japón lleva apenas unos meses, que los pasa haciendo turismo. Lo normal sería pues asumir que tiene un nivel perfecto de inglés y un japonés decente. Pero no. Ha estudiado desde primaria hasta terminar la universidad en Australia, se ha criado allí, y su inglés dista mucho de ser nativo. Por contra, su japonés es considerablemente mejor de lo que cabría esperar. Y desde luego que su inglés.

Hay que aclarar que es una auténtica otaku y que ha leído siempre los manga en japonés. Eso explica el buen dominio de su lengua materna. Sin embargo, ¿cómo se puede vivir toda una vida en un país sin hablar realmente bien el idioma? Un servidor no se lo explica, por muy otaku que sea ella. Estamos ante un caso de estudio científico.

Honor a salvo

Españoles, ¿estáis descontentos con la representación de nuestro país en los juegos olímpicos? ¿Empezáis a sospechar que Corea del Norte ganará más medallas que España? No pasa nada. Aquí está El Jueguista para proteger lo que aún nos quede de dignidad.

Ayer, sin ir más lejos, hicimos una pequeña maratón de Mario Party 9 aquí, en mi residencia. Vuestro héroe se enorgullece al decir que quedó primero en todas las partidas. Representantes de Reino Unido, Suecia y México, Japón y Estados Unidos fueron pulverizados en la pantalla sin piedad alguna. La máxima humillación intercontinental llegó con la última partida, cuando vilmente me hicieron empezar con desventaja respecto a los demás jugadores, sin que eso cambiara las tornas.

Así que ya sabéis, podéis volver a salir a la calle con la cabeza bien alta; si queréis sacad esa bandera que tenéis escondida bajo llave en el desván. Ahora es el momento. No me deis las gracias.

-Pero pero pero el Mario Party no es un deporte ol…

-Cállate, lamesellos.

Bicho

En una residencia de 東京 Tokio en la que estuve hace años, había una mujer española. Un buen día su ánimo se vio alterado al ver en el suelo una cucaracha, sobre su espalda, moviendo sus patitas al aire, buscando una forma de recuperar su movilidad…

Ella, asqueada, se lo indicó al staff con señas. Este se dirigió al exoesquelético bichillo y, sin pensarlo dos veces, le dio la vuelta para que pudiera andar.

La valenciana se quedó contrariada. Evidentemente ella no quería socorrer al insecto. Lo que estaba pidiendo era su muerte.

Pensamientos

El otro día comenté a un compañero de clase que estoy haciendo un videojuego:

– ¡Qué pronto! ¿Ya has escrito un plan de proyecto?

– No. Estoy haciendo el juego yo solo.

– Pero así lo verás más claro.

– Ese documento se escribe para enseñar tu proyecto a otra gente. Yo lo estoy haciendo solo. Lo tengo todo en la cabeza.

– Sigo pensando que deberías escribirlo.

El pensamiento latino contra el japonés.

La Vía Láctea

Hoy he empezado a leer noticias en japonés, para practicar. Gracias a eso me he enterado de que ayer inauguraron en 東京 Tokio el planetario en el que se pueden ver más estrellas del mundo, 140 millones. Unas 3 veces más de las que podría ver el ojo humano en el exterior. Hay tantas estrellas y algunas se ven tan sutilmente que hay quien lleva prismáticos al planetario, y de hecho así lo recomiendan. Genial, me encantan los planetarios.

Otra noticia: un nuevo tren que lleva luces en el techo imitando las estrellas de la Vía Láctea.

Otra noticia: el 東京スカイツリ- Tokyo Sky Tree se ilumina hoy como la Vía Láctea.

Desde luego, aquí quien no ve la Vía Láctea por A o por B es porque no quiere.