La importancia de David Cage para los videojuegos

Quiero aprovechar la reciente salida del juego de Quantic Dream Beyond: Two Souls para hablar sobre lo que estos franceses jueguistas han hecho. A la hora de valorar dicho juego ocurre lo mismo que con Heavy Rain, el anterior título de la misma compañía: es inevitable caer en el debate de lo que los estos juegos y de lo que tiene que ser un videojuego.

Para los que no estén enterados, la principal característica de los juegos mencionados es que son una suerte de “películas interactivas”, como suelen decir. No se trata ni mucho menos de los típicos protagonistas que tienen una variedad de ataques y lidian con hordas de enemigos de principio a fin. No están hechos para gente sedienta de acción que se salta las presentaciones una vez saben a quién tienen que matar. Como si se tratara de una película, hay un gran énfasis en las relaciones de los personajes, las decisiones que toman y todo lo que te pone en contexto para una escena de acción, haciéndola más significativa.

Como ya habréis adivinado, a mí esta forma de hacer juegos me parece estupenda: un enfoque más maduro que pone el énfasis en la narrativa y en provocar emociones al jugador. No es que reniegue de los modelos actuales, pero sí me gustaría ver en las tiendas más títulos de este estilo. Algún jueguista como Jenova Chen, creador de Journey, ha expuesto que sus amigos adultos dejaron de jugar a videojuegos, que decían “no tener tiempo para eso”. Y el jueguista Chen no culpa a la falta de voluntad de los adultos, no. Culpa a la situación actual de los videojuegos, poco atrayente -dice- para el público adulto, y consecuentemente trata de hacer juegos que transmitan emociones a través del arte.

Pero en este post quería centrarme en el trabajo de David Cage por un motivo simple: a todo el mundo le gustan las películas. Nadie deja de ver películas con la edad por pensar que son una pérdida de tiempo. Yo vivo en una residencia y juego en el salón, así que puedo ver las reacciones de la comunidad no jugadora ante un videojuego. No tengo ninguna duda de que los que más interés han despertado hasta ahora han sido los 2 últimos que ha dirigido David Cage, probablemente seguidos por la fascinación visual de los 2 últimos dirigidos por Jenova Chen. La gente que venía al salón sólo de paso se sentaba a mirar, se implicaba en la historia, e incluso en los momentos más emocionantes soltaba gritos pidiendo un transcurso concreto de la narrativa: qué hay que hacer para llegar a un fin, en quién hay que confiar, quién tiene que morir…

Por desgracia, en torno a estos juegos hay controversia porque A) algunos no lo consideran un juego y B) algunos se quejan de las “pausas” o falta de acción. A mí, personalmente, me parece triste que en el mundo de los videojuegos alguien pueda quejarse en una valoración de que hay demasiadas conversaciones, como si no fuera cosa digna de un videojuego. ¿Acaso no son una forma más de dar al jugador la posibilidad de interactuar y construir una historia?

heavy-rain-ethan-brush-teeth

La importancia de David Cage para los videojuegos consiste en haber establecido un tipo de videojuegos adulto, que puede despertar el interés de los no jugadores y que pone más énfasis en la narrativa. Un juego como el reciente Beyond: Two Souls tiene una capacidad enorme de hacerte conectar con sus personajes. La protagonista es una chica que es entrenada por la CIA porque dispone de habilidades sobrenaturales de lo más provechosas, pero la historia no se limita a eso, ni mucho menos: tendrás que pasar por su infancia y ver qué significó para ella el ser diferente. Tendrás que ser ella de adolescente, tratando de encajar en una fiesta donde no conoce a nadie. Tomarás decisiones triviales y decisiones que afectarán el resto de tu días, como en la vida misma. Por eso el protagonista de un videojuego así conectará más contigo, porque habrás moldeado su personalidad a tu gusto, y si le pasa algo te preocuparás más que nunca, porque habréis vivido juntos todas sus penas y alegrías. Del mismo modo, al villano de un juego siempre le odias y le temes más que al de una película, por ejemplo, porque junto al protagonista se enfrenta a ti y a todo lo que habéis conseguido juntos.

Los videojuegos tienen pues un potencial enorme para conectar con el jugador y emocionarle, para hacerle llorar, temer o sentirse estimulado. Me alegra que desarrolladores como David Cage exploren su faceta más madura y emocional. Si los videojuegos continúan por esta vía, seguro que empiezan a surgir fans que de otro modo no tocarían una consola, convirtiéndose en una forma de expresión más ecléctica de lo que ya es.

Sigue así, David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s