La calidad de la comida en los conbini

Los conbini de Japón son realmente prácticos. Venden de todo, a todas horas y están en todas partes. Por eso es típico de los 外人 gaijin que vienen a vivir a este país alimentarse de los 弁当 bento que ofrecen. Es típico, digo, durante uno o varios meses. Al cabo de un tiempo de llevar este ritmo de vida pecaminoso, el cuerpo empieza a resentirse y uno se siente como un maltratador de sus propios órganos. Llega entonces el momento de dejar de 

Cuando entras en un conbini, y vas a la sección de comida, a menudo hay unas cuantas almas errantes que miran las diferentes opciones sin mucha convicción. Inmediatamente, los que están allí se convierten en hermanos de duda. Dan varias vueltas delante de las mismas comidas, sopesando cuál de ellas puede ser la menos dañina. Es frecuente ver cómo cogen algo para verlo de cerca, tratando de discernir si una masa amorfa es carne, pescado o un calcetín viejo. Las expresiones faciales de estos clientes son igual que si se fueran a prostutuir por casi nada y bajo una petición especialmente sucia… Cualquier cosa por la supervivencia.

Uno se pasea por allí y no suele ser muy optimista. “Puedo decantarme por este insulto a las 餃子 gyozas… Aunque también podría coger esta ofensa de aquí a los espaguetis. O quizá deba elegir este oprobio al 寿司 sushi, o este escupitajo al mundo de los 焼きそば yakisoba…” Pero la mayor afrenta culinaria que se puede experimentar se encuentra en la sección de bollería industrial. Crema de cacahuetes, hamburguesas y pizzas (siendo flexible en el uso de la palabra) allí conviven en difícil armonía con mezclas que quieren semejar el pan, masas de aspiraciones indefinidas y envases al vacío.

Tras ingerir cualquier cosa de esta última zona, es difícil volver a ser la misma persona de antes. Es necesario bañarse durante dos días en agua sagrada, como mínimo, y siendo la bañera de cuerno de unicornio. Es lo mismo que ocurre cuando pasas cerca de un McDonald’s y algunos átomos de esas hamburguesas pasan cerca de ti.

A modo de conclusión, podemos decir que que los conbini son el equivalente culinario de 六本木 Roppongi: populares entre los extranjeros… Pero la gente decente no los pisa muy a menudo.

2 comentarios el “La calidad de la comida en los conbini

  1. Neeen! Com et passes amb els combinis! Jo hagués mort sense ells! I saps que veure un emboltori ple de coloraines i símbols extranys, pensar no sé què és però ho vull i tirar-se a l’aventura… no té preu! XD

    • Ja saps que jo segueixo el xavido, i m’agrada experimentar. I com tothom també he tirat molt de conbini, però intenta passar uns mesos a conbini i veuràs com et vas transformant en Gollum. Ja faré un post sobre els meus hàbits alimenticis!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s