Tardes mágicas en Odaiba

Si me hubieran preguntado, en verano del 2009, cuál es el sitio más atractivo para ir a hacer turismo en Tokyo, para ver cosas y pasar el rato, sin duda mi respuesta habría sido お台場 Odaiba.

En esa época en que iba siempre por ahí con un grupo de españoles a hacer turismo, sorprendiéndonos a cada rato con las costumbres japonesas, Odaiba ofrecía las atracciones más chocantes y memorables. Todo empezaba con el trayecto en monorraíl, en el que te puedes sentar delante y tienes bonitas vistas de la ciudad. Sobretodo en la alegre vuelta que da, siempre muy celebrada, que ofrece una perspectiva de 360 grados.

Por supuesto, en Odaiba hay buenos restaurantes con vistas geniales a la bahía. También está la famosa noria, el edificio de Fuji tv , las tiendas, etcétera. Pero no es nada de eso lo que nos sedujo.

Por lo que a mí respecta, lo primero de lo que hay que hablar para referirse a Odaiba es una 写真atracción que se encontraba cerca de la noria, llamada THE ROOM. Lo más curioso es que este minicine no es conocido ni entre turistas ni entre japoneses, aunque existen varios blogs en lengua nipona hablando mil maravillas sobre él. THE ROOM es una cine envolvente, en el que uno se sienta en medio, en un taburete hecho para poder girar a placer. Las películas duran menos de 10 minutos y no tienen en esencia ningún argumento, por lo que no hace falta saber japonés. Lo mejor de todo es que son en lo que ellos llaman “mega 3D”. Uno se siente realmente dentro de la escena; los personajes pueden pasar al lado del espectador, incluso rodearlo, o también atravesarlo.

La película (más bien corto) que nos marcó es la primera que crearon y que da nombre a la sala: THE ROOM. Es una película tan terrorífica como divertida. La mayoría del tiempo no tienes que mirar a ningún punto concreto de la pantalla, en ningún sitio estás a salvo porque en todas partes hay cosas malignas que te atacan y te estremecen. Cosas con pinchos, cosas que vuelan, cosas que muerden. Escenas horribles se desarrollan delante de ti, pero si te giras compruebas que el panorama no es más alentador por detrás.  La experiencia de miedo, claro, no se siente sin el mega 3D, pero si tenéis curiosidad os podéis echar unas risas con este vídeo, y haceros una idea del pavor de quien lo graba por sus alaridos.

Añadieron luego películas de pececitos, de dinosaurios, del espacio y más. Lástima que quitaran este cine, sin previo aviso, sin que tuviera ocasión de verlas todas… La última vez que investigué, leí que hay uno en 大阪 Osaka. Esperemos que siga allí.

La otra atracción que nos impulsaba a visitar Odaiba, y que hacía redonda la sesión de THE ROOM, era el gran robot ガンダム Gundam, que conmemoraba el 30 aniversario de la serie, casi a tamaño real. Este sí que es famoso, y me he alegrado al saber que desde la primavera del 2012 hasta 2013 VUELVE. Por la noche, este mecha de 18 metros emitía luces y hablaba. Después, en el clímax del espectáculo miraba hacia arriba, como si se dispusiera a volar, y sacaba un gran chorro de humo por sus propulsores.

Mirábamos ese robot maravillados, pensando en qué genial era tenerlo ahí delante, en la ciudad. Pero hubo un día que fue especialmente especial. Después de la parafernalia de las luces, emitieron un comunicado por megáfono. Mi amigo, El hombre que posee la mejor carta de Ultraman, aguzó el oído: “eso que ha dicho es kekkon shiki“? Eso no significa ceremonia de boda? A los del grupo nos parecía que nos habríamos confundido, que no podía ser, pero nada más lejos. Al rato apareció la pareja, con mucha pompa y festejo, el novio vestido como el protagonista de los dibujos. Entonces empezó a sonar incesantemente la música del opening de la serie, aumentando si es posible el frikismo del asunto. Esa canción, que escuchamos decenas de veces durante la ceremonia, se nos quedó tan gravada que no pudimos menos que nombrarla canción oficial del viaje.

A todos los asistentes nos dieron unos globos para que los soltáramos al mismo tiempo. La boda nos parecía extravagante y fabulosa, rara pero hermosa. Mi amiga, La mujer que lleva un anillo de Optimus Prime, también pasó a querer una boda Gundam. Hubo de hecho varios comentarios similares al respecto. Finalmente la pareja, justo delante del robot, hizo un discurso, se soltaron los globos, se dispararon las cámaras y ocurrió. Todos disfrutaron la ceremonia como si hubieran ido hasta allí sólo para verla. Y esas dos personas se casaron delante de Gundam.

SE CASARON DELANTE DE GUNDAM.

4 comentarios el “Tardes mágicas en Odaiba

  1. Quins recordsssss!!!! Odaiba rocksssss!!! Sempre recordaré quan inocent vaig entrar a the room… i casi acabo sota del tamburet! XD
    Torna el Gundaaaaammmmmmmm?!?!?!??! *.* uuuuuuoooooooooooo!!!! (emoció al 200%!!!!!) Xavi, ves preparante per fer de testimoni, que si al final venim per Nadal amb el Truji li demano un casament express (ja li taparé els ulls al optimus XD)

  2. Si et poguéssis casar davant del Gundam seria èpic!!!! Llàstima que encara no sigui capità, si no potser us podria casar jo mateix!
    Realment encaixaria “de perlas” amb la teva personalitat 😉
    La ocasió faria que valgués la pena comprar un anell Gundam…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s