Mi residencia: Minami Asagaya

Actualmente estoy viviendo en una guest house situada en 南阿佐ヶ谷 (ya sabéis, cerca de 新宿, cogiendo la línea 丸の内線) . Aquí me siento un poco como en la isla Liliput, aunque quizás la decoración del salón sea más bien de Blefuscu. Las puertas más altas me llegan por los ojos, las más cortas por la boca. En ninguno de los espejos me veo la cara, y no porque sea un vampiro precisamente. El lavamanos del cuarto de la ducha me queda casi por las rodillas por lo que cepillarme los dientes me obliga a las más inverosímiles contorsiones.

No hay ningún grifo en la residencia como los de toda la vida; los más normales se abren empujando hacia abajo en vez de hacia arriba (¡qué ganas de hacer las cosas al revés…!) y al terminar siempre les doy un manotazo descendiente sin pensar, provocando sendas inundaciones. Otro se abre haciendo girar un cilindro vertical sobre sí mismo. Eso sí, la palma de la lleva el del fregadero, que tiene incorporado un complejo armatoste que parece que en cualquier momento puede empezar enriquecer uranio. Es en realidad un inofensivo purificador, que por supuesto no hace ninguna falta ya que el agua de Tokyo es potable; pero lo bueno, si purificado, dos veces bueno.

Encima de cada puerta hay un extraño mecanismo que diríase sacado de una novela de Philip K. Dick, con correas que giran y números que avanzan. Sostengo la teoría de que al llegar a cierto número se abre un portal hacia un universo paralelo. Si el blog deja de actualizarse repentinamente ya tenéis explicación.

Hay un ordenador común en el salón. Ay, el ordenador común. En él resulta que hay un fichero con muuuuuchos videojuegos antiguos, como de la Super Nintendo. Se le puede enchufar un mando tipo consola, con lo que la experiencia es muy auténtica. Hace poco un compañero de resi y yo estuvimos hasta tarde en plan nostálgicos, jugando sobretodo a distintos supermarios, bebiendo  焼酎 Shōchū y partiéndonos de risa cada vez que “nos mataban”.  También probé un juego de luchas entre monstruos que han arrasado Tokyo, incluyendo por supuesto a Godzilla. Elegí el más grande y con pinta de peligroso, uno con diversos tentáculos que terminaban en bocas muy hostiles. Como rival, una mariposita chiquitina… La verdad es que aquel insecto me dio tal paliza que retumbará en mi consciencia durante años.

En la cocina hay numerosos cachivaches el funcionamiento de los cuales, por descontado, me es totalmente misterioso.

 

4 comentarios el “Mi residencia: Minami Asagaya

  1. Ei Xavi, veig que al final no has anat a Nakano! Ostres això de les portes em recorda a les del onsen! XD Allà et va passar el mateix (i tinc la foto que ho demostra XD). Per cert quin mal rotllo amb això dels mecanismes de corretges i números que avancen! :S M’encanta aquest ordinador comú! Amb videojocs i mando inclòs! Per cert, com es deia el joc aquest en que les minipapallones t’apallissen? (sona a propera adquisició XD)

  2. Em mudaré a Nakano al maig, potser faci un post de la següent residència.^ ^
    El joc no recordo com es deia, ja t’ho miraré, només recordo que tenia la paraula Godzilla en el seu nom; i clar, el vaig tenir que provar. No sé si serà fàcil de trovar, un joc de la Super Nintendo japonès que potser ni es va vendre a Europa…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s